miércoles, 25 de octubre de 2017

Breve biografía de un solitario





Se hizo emprendedor.
Compró un karaoke para ayudar a la gente a sonreír y valorar el sonido de las palabras. Desde pequeño ya llevaba en la sangre eso de ser anfitrión.
Llevaba gafas de pasta dura y cristales gruesos.
Tenía la costumbre de entreabrir la boca como si la vida se escapase en ella.
Se le daba bien escuchar.
Los fines de semana transportaba paquetes. Se sabía todas las carreteras de Europa. Era aficionado a coger el metro como medio de transporte; se planteó incluso a trabajar de ello.
Se enamoró siete veces y siete veces fue su caída.
Nació solo y se sintió solo toda su vida.
Pasó su infancia en distintas paradas.
Leyó la biblia.
Se aprendió las enciclopedias y diccionarios.
Le gustaba pronunciar las palabras al revés para saber cómo sonaban.
Le gustaba desafiar a la verdad.
Era observador.
Era generoso.
Era buen amante.


A los veinticinco creyó alcanzar la madurez, pero aprendió que ésta no llega del todo.
A los treinta se compró una brújula para saber qué dirección tomar.
A los cuarenta se cansó de navegar de cuerpo en cuerpo.
Probó fantasías inimaginables.
Apuntó números de teléfono con la esperanza de hacer una llamada a la oportunidad.
A los cincuenta se le hizo la casa vacía y el corazón demasiado grande.
Se compró otras gafas pero la vida seguía siendo la misma.
Llegados a los ochenta, amó todas las experiencias que hubo vivido a lo largo de su existencia.
Aprendió a vestir cómodamente.
No tuvo ninguna enfermedad.
Tuvo como única compañía un terrier.
Fue un buen hombre,
Un buen viajero.
Un buen patriota.


Fue enterrado en el tercer bloque de un cementerio repleto de árboles y ángeles de piedra.
Ese día llovió.
Sus siete desamores acudieron al entierro.
Un clavel negro por cada una.
Nadie supo que él escribía.
En un cajón guardaba los poemas más hermosos del mundo.


2 comentarios:

  1. Esa soledad la sabía llevar gracias a sus poesías.
    Qué bueno y bello es escribir.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Tracy. Cierto. Creo que lo mejor de nosotros mismos sale cuando a veces la soledad que no siempre es triste, nos hace compañia.

      Eliminar