jueves, 20 de abril de 2017

Respira.



20, 21, 22… inhala, exhala. Están en la calle. Caminan sin charlar. Esta vez no se han cogido de la mano. Cuarto creciente. Ninguna nube. Nadie apenas en la calle, solo ellos dos. Se escucha el ruido lejano de una moto y el repiqueteo de los tacones de ella en la acera. 23, 24, 25… podría tirarse toda la noche sumando números. Se acuerda de aquella canción de Wicked Games. Blanco y negro. No, no debería haberse enamorado. Pronto llegarán a casa. Ella lleva el bolso casi abierto, el instinto de buscar algo. Las llaves bailan en su bolsillo. Él mira hacía la misma dirección, vigilando al cruzar. Ella desea decirle algo, pero no puede articular ninguna palabra. A él suele durarle el enfado. Últimamente se enfada por cualquier nimiedad. Ya ella se imagina una noche como otra, arropada en soledad y lágrimas sin que él sea testigo de ello.

Ella busca desesperadamente sus dedos, cruzarlos con los de él, para que el mundo vuelva a parecerle seguro. Respira, se dice. Aún te quiero. Abre un poco los labios, lo suficiente para dejar escapar un pequeño ruego. Él la mira. Sabe lo que ha dicho. Ella percibe una sonrisa. Pasan por debajo de cornisas y ventanas llenas de tiestos con cactus y algunas flores secas. La misma calle, día a día. Ella nota una piedrecilla en el zapato. Así es como también nota a su corazón. Duro, áspero, una piedra de titanio. Los años, piensa, los años endurecen a una persona. Le mira de reojo. Su lunar cerca del ojo, el mentón fuerte y arrogante. Aún te quiero, se repite. Es solo una pelea, una estúpida e insignificante pelea. Vuelve a contar hasta diez.

Respira, se ordena. Siente los dedos de él por primera vez en toda la noche. Llegan a casa. Encienden las luces, no se dejan ninguna. Silencio. Solo el tic tac de un viejo reloj de pared. Se miran, se aprenden. La tormenta ha pasado. El amor es una deriva.

4 comentarios:

  1. Has escrito un buen relato. Expresivo, directo y breve. Con un desenlace creíble y en el último instante resuelto. Creo que no le sobra nada. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Cesar. Me halaga mucho que te guste. Un abrazo :)

      Eliminar
  2. ¡Hola! ¡Qué manera de hacer estremecer el corazón! Precioso relato y contado de manera magistral esa pelea, con una bonita reconciliación.

    Precioso.

    ¡Un abrazo!

    ResponderEliminar