lunes, 20 de marzo de 2017

Mi planeta, tú.





Sobrevivo en el último bar de la esquina.

Suena en la radio una oda hacia el amor.

Convivo con el martirio de una copa de brandy.

He tejido palabras absurdas en servilletas.

Los de aquí apenas conciben miradas de compasión.

Hay abismo en sus ojos.

Sufro de nostalgia,

Entre tejados, salidas y nombres.

No te encuentro.

Deseo poder meter en un frasco todos los planetas sin que se escape ninguno.

Tú eras el planeta que más brillaba.

En mis manos, mis ojos, mi sonrisa.

Ahora eres Marte.



Eres un llanto sin sonido.

Una caracola ausente de mar.

Hubo un instante en que tus dedos sostuvieron la mujer

Que estaba explotando dentro de mí.

Nos sobran las ganas, nos sobran las palabras.

Nos sobra el placer, nos sobra la verdad.






3 comentarios:

  1. ¡Qué bonito ser el planeta para la persona que amas!

    ResponderEliminar
  2. Hola Sara:) muy bonito el relato:)un poco de romántica mía;-)

    "Recuerdo, tu voz, tu color de ojos,
    tu sonrisa, y cuando has rozado mi mano!
    En la garganta hay un nudo de palabras que nunca te he dicho
    pero quero decir: "Niño mío, cuando estoy enamorada, todo lo que hago tiene alma! Quiero ser tu sol y tu luz! Me antoja decirte a solas todo lo que siento, sabes amor es un arte !"
    Kristina

    ResponderEliminar
  3. Dices cosas grandes en este poema, que abarca un amplio mundo. ¡Enhorabuena!

    ResponderEliminar