viernes, 20 de enero de 2017

Relato juevero: De tutores y tutorias







Sólo estábamos la madre de la amiga de mi hija y yo. La clase aún estaba vacía, con ese pequeño desorden que dejan los niños. La pizarra estaba manchada de tiza borrada. Me pregunté que tema habian dado ese dia. Recordé escuchar a mi hija quejarse de lo aburrido que era estar alli. La tutora aún no aparecia. Ambas empezamos a mirarnos nerviosas. No escuchábamos nada, ni siquiera pasos. Pasada media hora decidimos tomar cartas en el asunto y preguntar a alguien si la tutora vendria o no. Salimos de la clase y buscamos. No habia nadie en el pasillo. Era como un colegio fantasma. Hasta que oímos un sonido muy peculiar en una puerta. Ambas nos miramos y asentimos. Cuando abrimos la puerta vimos entre fregonas y cepillos de barrer a la tutora haciéndoselo con el conserje. Ya os imaginaréis la cara que se nos pondría a los cuatro.

9 comentarios:

  1. Sara menuda sorpresita se llevaron las mamás, menos mal que no fueron los niños.
    Besos.

    ResponderEliminar
  2. Jajaja seguro se había olvidado que las había citado para esa hora!! Es lo que se llama ser inoportuno! 😁

    ResponderEliminar
  3. Jajaja! Un relato con sorpresa doble: la que se llevaron ellos y la vuestra...Muy divertido.
    Un placer leerte

    ResponderEliminar
  4. Mucha imaginación tienes. No me imagino a alguna compañera mía haciéndoselo con el conserje, y encima que la descubran.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  5. Cuando yo digo que para ser tutor o tutora hay que tener la cabeza bien puesta...

    ResponderEliminar
  6. Sonrío ... mejor que los encontraran ellas y no los peques, muy original tu relato, Sara
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  7. Vaya sorpresa- Me recuerda a algo que pasó en alguna salita de emergencia, en una provincia argentina. Y a algún capítulo de Los Simpsons.

    ResponderEliminar
  8. !Que sorpresivo final!
    Me imagino la impresión se llevaron. Debió ser algo muy embarazoso para tus protagonistas. Que original.
    Saluditos

    ResponderEliminar
  9. Sí, un muestrario de caras de sorpresa, jajá.
    Saludos.

    ResponderEliminar