jueves, 24 de noviembre de 2016

Marcha.

Se deja al lado la compañía de quien pensaba que era auténtico.
Cuando dejas pasar tiempo y te das cuenta de quienes merecen estar en tu vida.
No hay palabras que demostrar, ya no vale la pena.
No voy a entrar en el mismo circulo.

Un tren que viene y se va. Asientos que quedan vacíos, y otros se llenan.
Quienes entran y se van. Te dejan experiencias y lecciones.
Fracasos y decepciones. Ya no voy a derrochar lágrimas inservibles.
Ya no voy a dejar que se empape en mí una conciencia que no me corresponde.
Ahora vuelvo a caminar en mi sendero, con los pasos de aquellos que si merecen estar en él.

La vida te da señales. Y yo las he cogido a tiempo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario