domingo, 8 de noviembre de 2015

Domingo




Las hojas de los árboles caen como copos de nieve.
Las aceras están salpicadas de otoño.
El día resplandece, hay gente paseando con una sonrísa en los labios.
En el aire flota una fragancia a tierra fresca.
Bienaventurados sean los domingos plácidos de descanso.

3 comentarios:

  1. Sean bienvenidos los domingos, aunque ¿no crees que debería haberlos con más frecuencia?

    ResponderEliminar
  2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar