martes, 21 de julio de 2015

Bloqueos


La sombra de la farola, quieta y tenue, La calle vacía, la noche llena de murciélagos. Intento complacer mi descanso, Pero al cerrar los ojos los recuerdos se abren entre telarañas.
Quédate quieta, me ordeno.
Recítate una poesía por lo bajo, Para sentir que la escritura no se abandona del todo.
Tengo el corazón sediento de historias, Abierto de coraje, Pero tristemente cohibido en un rincón.

1 comentario:

  1. Que trizteeee Sara, hay que escribiiir, ponte una alegria en tu vida! A ver nos vemos pronto!

    Kristina:)

    ResponderEliminar