lunes, 21 de abril de 2014

Próxima parada.







" El recuerdo hace hermoso el viaje" le habían dicho. Apoyó su cabeza en el frío vagón y permitió al paisaje patinar sobre sus ojos. El corazón era una puerta medio abierta con el cerrojo muy desgastado. Sostenía sobre sus dedos la última carta de su vida. Cerró los ojos y se dejó arrastrar por la continuidad. Próxima parada: Salou. 

Ninguna maleta, ningún pintalabios, ni siquiera un bonito vestido. Solo llevaba con ella el desaliento. 

- Me gusta mucho que una mujer se cuide las manos- le había dicho él. Complacerle fue su propósito. Cuando el tren hizo su parada, ella bajó con el corazón galopándole en la garganta. En sus manos se apreciaba unas bonitas uñas de porcelana.

lunes, 7 de abril de 2014

VEINTISIETE AÑOS



Qué bonito es que te digan tus compañeros de escritura que te extrañan cuando no estás presente. Que gratificante es sentir el amor que me demuestran las personas que quiero y no esperaba recibir el mismo sentimiento. Hoy cumplo veintisiete años, y el mejor regalo que obtengo son las sonrisas y las presencias de mis allegados. No pido nada más, simplemente seguir compartiendo junto a ellos el trende la vida, en mi vagón. Gracias también a vosotros, por dedicar un rato a leer mis relatos y comentarme cuando hay ocasión, no imagináis lo feliz que me hacéis. Me dais fuerza.



GRACIAS GRACIAS GRACIAS… con todo mi corazón.