lunes, 8 de diciembre de 2014

La palabra escrita

Pero cómo Abandonarla, dices, es fácil decirlo,
abandonarla como un piloto de combate
que abandona un avión sin control o en llamas. 

¿Pero cómo se salta de un avión caído, hecho pedazos y oxidado
o hundido en las profundidades del mar?


(Amos Oz) 



¿Cómo abandonar el poder de una palabra? 

¿Cómo ignorar el deseo de plasmar un pensamiento?

¿Cómo no sumergirse en mágicas páginas?

Es imposible. La musa siempre penetra en nuestro subconsciente. 

Imposible no amarla, no amarrarla, no hacerla nuestra.

Inspiración, por favor nunca me faltes. 

3 comentarios: