sábado, 6 de diciembre de 2014

Gravedad



Solía lanzar papelitos doblados por mi balcón. Era mi forma de llamar la atención a la gente que pasaba. Pero nadie me hacía caso. Dentro de aquellos papelitos yo había escrito lo que pensaba de la vida: crisis, guerra, pobreza, ignorancia, impotencia…
Las palabras se mecían en el viento, y acababan siendo aplastadas por zapatos. Repetí aquello hasta que cumplí veinte años. Ahora, a mis treinta años colgados en mi espalda, rehúso ver el telediario, las portadas de los diarios y todas las mentiras que escupen los políticos. Me he acostumbrado a todos los latidos del mundo, ignorando el mío. Las palabras ya no se mecen. Ahora quedan atrapadas en bocas inocentes y cansadas.


4 comentarios:

  1. Parecerían que van directo a la basura, sin siquiera flotar un poco mientras decantan...
    =(

    ResponderEliminar
  2. UN RELATO ORIGINAL PARA DECIR LAS COSAS QUE PASAN Y QUE A VECES NO INSISTIMOS LO SUFICIENTE. PORQUE TAMPOCO NOS VAN A ESCUCHAR. PERO HAY QUE SEGUIR DICIÉNDOLAS, PORQUE ALGÚN DÍA SERÁN ESCUCHADAS.INSISTIR, INSISTIR....INSISTIR. Y ASÍ ES. MUY BONITO LO DE ESCRIBIR EN LOS PAPELITOS. AHORA YA HAS ESCRITO EN PAPEL ELEGANTE.

    ResponderEliminar
  3. OYE :LA FOTO MANDA MENSAJES SUBLIMINALES BUENOS. ¿UN SUEÑO NOS ENGANCHA? ¿NOS DEJAMOS LOS JIRONES EN EL CAMINO POR ALGO? ¿ AHÍ EXPUESTO, A LOS OJOS DE TODOS Y NO LO VEMOS? ESO, FRENTE A LA CLARIDAD Y LA SOLEDAD APARENTE DEL CIELO.

    ResponderEliminar
  4. Gracias chicos. Neo, es cierto que parecen que van directas a la basura, es triste, pero hay muchas palabras que quedan suspendidas y pisoteadas :(

    César agradezco tu comentario. Se me quedó corto a lo que yo quizás quería expresar, pero lo vi bien así. Creo que a veces no hay que expandirse demasiado. La foto la encontré por casualidad y la vi idónea para el texto. Me parece una fotografía hermosa y significativa.

    ResponderEliminar