sábado, 29 de noviembre de 2014

La domadora de olas



Domo las olas que llevan tu nombre.
Soy esclava del amanecer cuando despinta el infinito.
Clavo en la arena una promesa,
El agua lame mis heridas.
En la noche me posee la luna,
Me hace ser de sangre blanca,
Carne de plata.

El mar me vio nacer,
Me vio ahogar mi pelo para desenmarañarlo de absurdeces.
Ha vencido mis derrotas,
Ha agitado mi pecho cuando las olas rompían las orillas.

Me llaman domadora de olas,
Porque el agua sube hasta mis ojos
Y cada balanceo es una victoria.
Susurro canciones para hacer dormir la tempestad.
Me pierdo en la profundidad, vuelvo a resucitar,
¡Bendita gravedad!

Domo la esperanza que se disuelve en la espuma,
La arena tan fina y suave,
Me lleva a leyendas.
Cabalgo sobre las olas con mi risa,
La corriente me arrastra, la arrastro,
Somos el principio y el final.

1 comentario:

  1. ME HA GUSTADO TU POEMA. LA LETRA NO SE LEE MUY BIEN. CÁMBIALA POR OTRA DE MÁS GROSOR.

    ResponderEliminar