viernes, 14 de febrero de 2014

Catorce.



Ven, quédate conmigo, ya pensaremos qué hacer. También me siento sola. Mi cuerpo reclama la sombra de un hombre. Deseo ser acariciada, llevada al placer, sumergirme en la aventura de ser arrastrada hacía otras bocas, otras manos. He visto a hombres pasear por las calles con un ramo de rosas, y en sus labios el aliento de un número. Pienso, que el corazón de un hombre no pertenece a una sola mujer, sino a un ejército de todas ellas.

Ven, quédate aquí conmigo, para que no nos duela este día, haré girar el calendario. Pondré velas, escucharemos otro estilo de música, veremos otras historias. Mi corazón también se ha quedado solo. Preguntan qué significa este día para mí, yo respondo: Soledad. Festejarán este día, los amantes se llenarán la boca de besos y se comerán sus cuerpos hambrientos de deseo. Mientras tanto, me refugiaré en una habitación cálida repleta de libros y la cama a medio hacer. Haré una fiesta con mi sonrisa triste y me pondré a bailar desnuda para recordar mi cuerpo de mujer, recordarme que aún sigo viva. El catorce de febrero, es decir hoy, un niño rubio con alas de plata y un arco con flechas hechizadas, lanza sus dardos hacía aquellos que creen en la infinidad del amor.

2 comentarios:

  1. No te dejes atrapar por la tristeza y la melancolía cariño, tú vales mucho. Amate a ti misma porque nadie lo hará como tú, te lo digo por experiencia, el día que descubrí que me amaba a mi misma mi vida dio un giro y encontré frente al espejo la imagen maravillosa del ser que habita en mí e interioricé hasta el fondo de mi alma donde existe Amor verdadero. Cada catorce de febrero me felicito porque aunque ahora no comparta mi vida con la pareja que tuve, estoy enamorada de la vida, de los niños, de mis amigas/os, de la poesía, de los libros, de las letras, del Universo... Recibe un abrazo enorme de tu admiradora incondicional!! :-)

    ResponderEliminar