domingo, 1 de diciembre de 2013

El cielo en una habitación



 

La habitación temblaba con la melodía de nuestro corazón. La torre Eiffel a lo lejos, palpitando  en la noche.

-         Quédate conmigo. 

-         Hasta que el tiempo cicatrice nuestras heridas.

-         ¿Y si no funciona?

-         Nunca lo sabremos.

 

Suspiro en su hombro, desearía detener el tiempo. Nunca volveremos a tener esta tersa y hermosa piel. Nuestras retinas se empaparán del monótono colorido de los días. Quiero envejecer a su lado, hasta que olvide mi nombre.

 

-         Siempre he deseado bailar esta canción contigo.

 

Guío sus manos hacía mi cintura. Bailamos muy juntos, permitiéndonos rozar las comisuras y la punta de la nariz. Il cielo in una stanza. El cielo en una habitación.

 

-         No podemos amarnos en esta vida.

-         Tal vez en nuestra próxima…

-         ¡No habrá una próxima, solo seremos esqueletos huérfanos, después polvo, después la nada!

-         Sería hermoso arropar tus huesos con los míos.

 

  Nosotros nos quedamos aquí abandonados, como si no hubiera nada más en el mundo.

 

- Es precioso bailar contigo esta canción.

- la vida a tu lado es un baile.

- Tus besos son huellas de estrellas.

  

Y así  quedamos, muy pegados el uno del otro. Sentí su corazón, lloré en silencio. Era esta la mejor forma de decirnos adiós. Después se marchó y  me asomé al mirador. Vi como mi hombre desaparecía entre las calles de París. Nuestra canción aún susurraba en la gramola. 

 

http://www.youtube.com/watch?v=UArWVllS0Ro

 

 


 


3 comentarios: