jueves, 17 de octubre de 2013

Este jueves un relato: CELOS



Los celos queman, enloquecen. A él no le gusta verme disfrazada de solitaria, porque ya sus besos son pegatinas. Cuando me abraza siente que me tenso, lo nota incluso cuando le observo. En las noches se acurruca a mi lado, intenta darme calor con su piel, porque sabe que yo soy fría incluso en verano. Coloca en el frigorífico notitas para que no se me olvide la compra y un posdata firmado con un te quiero. Pero no soy la misma, mis sueños son distintos, sueño en utopía. Él arruga el entrecejo y se muerde los labios. Nos quedamos en silencio. He encontrado abierto mi bolso, el pintalabios y el espejo en el suelo, el monedero gracias a Dios conserva el dinero que guardé. Pero la foto del hombre que siempre llevo conmigo está rota en dos. Sé quién ha sido. Entro en la habitación, él finge dormir. La  persiana azul hace juego con el edredón. Me siento en la cama, acarició su mejilla cálida y apoyo la cabeza en su corazón. Pum Pum Pum Pum latidos que se aceleran. La respiración se hace más intensa.

-    Te quiero, por encima de todo- le susurró a pesar de que él tiene los ojos cerrados. Y antes de marcharme su boquita hace nacer una sonrisa.

    - Y yo a ti mamá.

18 comentarios:

  1. Hola Sara: Creo que es la primera vez que te leo, así que te doy mi más cordial bienvenida a este grupo de amigos unidos por la pasión por las letras.
    Los niños suelen ser muy posesivos. Si además se imaginan que peligra el afecto de los demás hacia él, ese sentido de la posesión se incrementa.
    Un abrazo.
    P.S. Sara, la notificación de que has publicado, junto con la URL de la entrada, debes realizarla en el blog del convocante como comentario en la entrada de la convocatoria, aunque tambien lo hagas en el facebook. Muchos de los compañeros no utilizan facebook.

    ResponderEliminar
  2. La ternura del relato me ha conmovido, Sara. Es realmente bueno.

    Además, esos casos son de esos celos que puedes llegar a comprender.

    Un beso

    ResponderEliminar
  3. Muy buen relato Sara, va creciendo a medida que nos adentramos en él. Un final perfecto. Estos celos son más que comprensibles.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Coincido con Valaf: es muy tierno tu relato y el único caso que se pueden admitir los celos.
    Me ha gustado mucho, Sara.
    Un beso

    ResponderEliminar
  5. realmente es un tierno relato que conmueve Sara....

    ResponderEliminar
  6. Que bonito!. y que bién que lo has contado. así se emociona cualquiera!

    UN abrazo muy grande

    ResponderEliminar
  7. Hola Sara, tu relato es conmovedor, es la única forma de celos que acepto de buen grado, porque al crecer desaparecen.
    Besos guapa.

    ResponderEliminar
  8. Cuando surgen dudas sobre el amor,surgen esos celos mal llevados.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  9. Un bello relato con un desenlace que hace sonreír.
    Enhorabuena.

    ResponderEliminar
  10. Ternura, amor, sentimientos en este modélico relato, que mas que de celos habla de incomprensión o falta de madurez.
    Un abrazo y un sincero aplauso.

    ResponderEliminar
  11. Me ha gustado tu relato, sobre todo porque se devela al final. Los celos de un hijo son entendibles. También los hay al revés, de padres hacia su hija, si no preguntale a mi papá jajaja.
    Un beso:
    Jime

    ResponderEliminar
  12. Mucha ternura en tu relato. Dicen que los chicos varones, son muy celosos de su madre, y tú, lo has expresado de maravilla, en la actitud protectora y atenta que tiene él para con ella. Cómo no querer lo mejor, para quien lo ha engendrado, cuidado y prodigado su amor. Esa sonrisa cómplice al final... una verdadera dulzura.
    Besos!
    Gaby*

    ResponderEliminar
  13. No es la primera vez que te leo, ya te he comentado otras veces y sabes que tus relatos me gustan mucho. Este me ha gustado especialmente, le has dado un toque tierno al sentimiento de los celos al tratarse de un niño en relación a su madre. Esa etapa es normal y pasará y si no es así...entonces ya sería un problema.
    Un beso

    ResponderEliminar
  14. Que lindo este relato, esos celos inofensivos y que hasta resultan tiernos adornan tu relato cerrándolo con gracia.
    Un gusto leerte, besos.

    ResponderEliminar
  15. Lo he leído varias veces no porque no lo haya entendido sino por lo que me ha gustado.
    La primera lectura es un puzzle de frases aparentemente inconexas, pero de una riqueza envidiable. La segunda, una vez el puzzle resuelto es más apasionante todavía.
    Te felicito... muy buen relato
    Besos

    ResponderEliminar
  16. Has tocado mi fibra sensible... los niños. Tan inocentes y sensibles, que son los primeros en notar cuando el cariño del padre o la madre es compartido.

    Bss.

    ResponderEliminar
  17. No hay nada que supere el valor de sus padres para un niño, su protección y amor incondicional es tan importante... Tu lo has contado con mucha ternura, es cierto...

    Besos!!

    ResponderEliminar