lunes, 30 de septiembre de 2013



El adiós

Recogí esta brizna en la nieve
Recuerda aquel otoño
                                       En breve
No nos veremos más
                                       Yo muero
Olor del tiempo brizna leve
Recuerda siempre que te espero

( Guillaume Apollinaire)



Ella tuvo toda una vida para amarle, yo solo le ofrecía veranos para quererle. Ella se despertaba rodeada de hortensias, yo de cactus. Ella llevaba los vestidos más hermosos, yo vaqueros y trenzas. Deseábamos al mismo hombre. Le conocí cuando cumplí ocho años, ella a los diez. Él besó mis mejillas, a ella los labios. Conocí la luna en sus retinas, ella solo veía meteoritos en las suyas. ¿Cómo es posible que estando alejadas por las horas, los años, hayamos coincidido en el mismo corazón Le deseo, ella lo ata, le hace ganar y perder, le hace escribir desdichas en papeles de hojalata. Mi escritura es limpia, virgen, hago vivir ese amor por él a través de la pluma fecundada en tinta.

Ella no escribe, ensucia con sus dedos el papel timbrado. Sabe que tiene toda esa vida para amarle sin amarle. Sin embargo he de conformarme con observarlo, cogido de esa mano vestida de mentiras. Le amo sin poderlo amar. He decidido hacerme amante suya a través de la escritura. Le hago el amor en versos, pero él no adivina que se esconde a través de las palabras. Cada verano me permite amarlo, le sostengo entre mis brazos rotos, y con mis labios henchidos de esperanzas me atrevo a besarle muy despacito, sin asustarle, como ha de ser. Porque es así como he de amarle, con esta vulnerabilidad y amistad, con este silencio. Ella tiene toda la vida para amarle, yo solo tengo veranos para esperarle, para quererle.

1 comentario:

  1. A veces parece que no nos hallamos en la mejor situación, sin embargo, las letras están de tu lado, las dejas recorrer el papel con toda la magia que el amor te dicta. En lo personal, me quedo con eso, tal vez, porque algún día, los escritos serán testimonio de un corazón sincero y apasionado... lo otro? solo nada para que la arrastre el viento.
    Me encanta como escribes!
    Besos!
    Gaby*

    ResponderEliminar