viernes, 8 de marzo de 2013

Esta noche tocará pensarte.




Mientras me abrigo con la soledad en este viejo y triste hogar, tú tendrás unos brazos que acunen tu cansancio. Harás una luna con tus labios porque no estarás solo.  ¿En qué posición estaré yo? ¿Qué ventana me pertenecerá para observar cómo te alejas para encontrar la realidad que te arrastra? ¿Cómo he de consolar mis ojos hinchados y escocidos por la sal de la tristeza?  
Contemplo este amor que late dentro de mí y el cual no puedo gritar. Amarga poeta soy,  que emana cierto delirio en mirada madreselva.

El infinito ha recorrido la curva perfecta del ocho, abril que está cerca, y marzo que suena como si labrase la tierra con una hoz. Hoy dejaré las poesías durmiendo en mi almohada, pero soñaré amaneceres a tu lado y crearé el universo perfecto con la ayuda de tus manos. Soñaré que emerges en mi boca la brisa del océano y tu cuerpo pegado al mío, como un vals que no morirá nunca. Esta noche me pertenece resucitarte en mis ilusiones y sedar mi nostalgia. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario