jueves, 14 de junio de 2012

Natalia




Se llama Natalia. Tiene los ojos grises Y en ellos encuentro nebulosas espirales. Cepillo su pelo cada día. Cuando la miro sé que algún día podrá decirme lo mucho que me quiere. Natalia tiene diecisiete años Aunque parece tener siete. Ambos caminamos en un prado que empieza a florecer. Todo lo que nos rodea es hermoso y Natalia lo engrandece con sus zapatillas rosas y su camiseta de los Simpson. La gente nos mira mientras ella mueve el cuerpo con entusiasmo. Tiene una boca preciosa. Sueño con que algún día un chico pueda decirle lo mismo. Natalia grita mi nombre veinte veces al día y dice que le da suerte. Soy el único que puede hacerla sonreír en esta guerra fría de derrotas y confusiones. Natalia, mi dulce Natalia, daría lo que fuera por comprarle un escaparate entero de golosinas, vestirla a la última moda y ofrecerle el mejor lugar del mundo. No es consciente de lo que está bien o mal, no puede descifrar lo que queremos decirle o advertirle. No debe quedarse sola más de cinco minutos, es el mayor peligro del mundo.


Hoy Natalia ha dejado suelto su pelo rojo. Lleva una bolsa de caramelos en una mano mientras que con la otra agarra fuerte la mía. Somos cómplices en un mundo que solo nosotros conocemos. Inventamos paisajes, historias, todo lo que siempre hemos soñado. Soy confidente de su tristeza y alegría. Nadie entiende que es el mundo para Natalia, ni siquiera yo. A pesar de su enfermedad es inteligente y cuando observa, sabe hacer sentir a alguien que es especial. Podría hacer bailar una habitación. Pronto anochecerá, ella salta de alegría y gira sobre sí misma. La contemplo y quiero decirle lo maravillosa que es, lo feliz que me siento cuando rompe mi soledad. Somos dos moléculas distintas flotando en un universo indescriptible. Natalia es ese baúl que guardará dentro el secreto de su silencio

4 comentarios:

  1. Un texto lleno de amor al prójimo y al desvalido. invita al valor y a tensar los hilos del corazón. Colombe tus letras son transparentes y reflejan una carga de sensibilidad, nada común.
    TE plegas hacia el interior y tu amor a los demás recobra la inocencia que debería ofrecer ese grandísimo sentimiento.
    CONMOVEDOR.

    ResponderEliminar
  2. Gracias TESORO. Tus palabras hacen crear esperanzas para poder seguir escribiendo y tener fuerza para continuar. Tu más que nadie sabe expresar lo que esconde esa bombita roja que late dentro de nosotros y nos hace ser lo que somos.

    ResponderEliminar
  3. Qué texto tan emotivo! ¡Me ha llegado al alma! Además está escrito con sencillez y bellos sentimientos, desde el corazón para llegar directamente al corazón del lector. Enhorabuena! Es tuyo Sara? Porque si es así eres una peaso de Escritora que el mundo tiene que conocer.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Lola, ante todo gracias por tu comentario. Si, es mío :)

      Eliminar