miércoles, 18 de enero de 2012

Crepúsculo.


Cuando el crepúsculo escupa su fulgor sobre la ventana y revele un nuevo día, yo estaré lejos de aquí. Cuando el piano sollocé las últimas notas que dejé, te darás cuenta de cuánto significabas para mí en los doce meses del año. Cuando decidas abrir los ojos e intentes hallarme en las sábanas o en esas cartas que solía escribirte un domingo tarde, sabrás lo que perdió tu corazón. Decías que el amor era una armónica oxidada, lo poco que quedaba, lo enterraste en el trasfondo del armario. ¡Cuantas veces lloré a escondidas! ¡Cuántas veces había buscado tu olor entre tu ropa! Sabias que no podría olvidarte y aun así, dejaste pistas. Me cansé de respirar cenizas, voy a meter canicas en los bolsillos, y cada recuerdo tuyo será una piedra que golpeará el camino que he decidido dejar atrás. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario