sábado, 17 de diciembre de 2011

Leiden.




¡Oh Leiden! anoche te soñé,
Iba con mi vestido blanco,
Abrigo de felpa.
La nieve se hizo dueña de tu tierra e hijos,
olías a esperanza y leña quemada.

¡Oh Leiden!
Si hay una cosa que ahora mismo desearía,
es besar cada rincón de tu hermosura,
ser la lengua insaciable que conduzca tu río Rin.
Las farolas que atenúan la noche,
árboles que tienen las ramas abiertas,
dispuestas a darte un abrazo.

¡Oh Leiden!
quisiera haber sido holandesa,
para poder contar historias sobre ti,
 una pequeña Dickens recorriendo tus calles que parecen cartón,
con mi bicicleta pintada de libertad.

Leiden...
¿Podrás dejar que te vea algún día?





video

3 comentarios: