viernes, 18 de noviembre de 2011


Es tarde, el viento sacude la persiana,
parece que va a llover.
Imagino que estarás observando el cielo también,
pensando tal vez en lo que hablamos,
cuando la lluvia hacia llorar los tejados.

Al cerrar los ojos,
tu voz llega de improvisto,
es cuando me doy cuenta de que empiezo a necesitarte,
algo me evade,
no sé que palabra define lo que siento por ti.

Supiste desnudarme sin manos,
encontrar esa mujer que vivia en mí,
sin tapujos, inmoralidad,
fui presa de tus pasos aviesos.

Me gusta sentir tus labios mordiendo mi piel,
te quiero,
pero de diferente manera.
tu cuerpo sobre el mio,
haciéndose orgiástico.

Nuestras voces callan,
las miradas hablan por si solas,
un mensaje que solo nosotros sabemos descifrar.

Preguntaste que hasta cuando,
y te contesté con un abrazo,
hoy solo llueve, dijiste.
Temias que el sol saliese para recordarte lo vacías que se encontraban tus sábanas,
-deja que el cielo llore de vez en cuando- respondí.

Llevo una lucha constante,
a pesar de que los guantes se quedaron en casa,
queria encontrar a un adversario
que tirase la espada.

Hoy no andaré desnuda,
tendré como camiseta
aquel escudo que se cosió en el alma.

Escucharé el silencio que conocen las calles,
tu ventana es la clave de que existes,
es suficiente,
para mí.





2 comentarios:

  1. Pase a visitar tu blog, blog poetico bien diseñado, cuidado y sobre todo con calidad poetica, felicidades. Desde nuestro querido Jaén buen fin de semana

    ResponderEliminar
  2. Colombe me alegró tu visita a mi blog, tu opinión me importa. Pues solo hay que leer como tu escribes poemas y prosa y reconocer la capacidad que tienes para emocionar con tu voz arrolladora y poética, como en estos dos últimos poemas que he leído y que son hondos y enormes.
    Besos amiga. Te leo, te sigo y noto, tu inmejorable evolución.

    ResponderEliminar