jueves, 21 de julio de 2011




Casualmente a ella la llevo en el bolso la mayor parte del tiempo, me acompaña cuando quiero estar sola y cuando necesito leer algo que verdaderamente ocupe ese ir y venir de mi soledad. Ella es Susana Tamaro, una escritora realmente asombrosa que consigue hacerme deleitar con su ingenio y su sensibilidad a la hora de escribir lo que lleva dentro, en su corazón. Más fuego, más viento, su libro, es una verdadera obra para pensar, he aprendido de ella, he descubierto facetas de la vida y de esta humanidad que tenia ignorada. Frases como las de Lina Schwarz en su libro: <Ancora e poi basta> que decia:



¿ Y si fuera panadero?


Oh, quema demasiado el horno,


¿y si fuera albañil?


Es un trabajo demasiado duro,


¿ y si fuera marinero?


El mar me da terror.


Lo que quiere decir es que las personas tenemos tanto miedo de emprender esos sueños que llevamos dentro que no somos capaces de realizarlos. Y es una pena, porque solo existe una vez y un final. En este libro he descubierto la otra cara de la felicidad, la sociedad, la naturaleza, es un placer leerla siempre, nunca me decepciona, me hace abrir los ojos un poco más, encontrar posibles respuestas como esa pregunta que ella cuestionaba: ¿ es verdad que la felicidad está solo ligada a las cosas que no poseemos?.


¿Y si la felicidad se encuentra en lugares que nosotros ni sabemos que conocemos?. Son muchos los conceptos que tenemos sobre ella. Otra frase de Susana que me cautivó fue un trozito de fragmento en uno de sus relatos: para una voz sola. Decía así:


- Mira ¿ ves? todo es doble- Le dice el padre a su hija.- ¿ sabes porqué? porque hoy, solamente hoy, ves con dos pares de ojos, los tuyos y los del alma.


El alma, ¿ qué es el alma? ¿ cual es el verdadero sentido de esa palabra? ¿ subyace dentro de nosotros o permanece estático alrededor?. Hoy no es de esos días donde puedo abrir mi mente adecuadamente para expresarme, pero os dejaré otro pequeño fragmento donde Susana describe el latido del corazón, ese minúsculo órgano que burla nuestra locura y nos hace estar vivos en todos los sentidos de la vida:


"Intenta imaginarte el corazón como su fuera un instrumento músical. Están las cuerdas que tocamos habitualmente: la de la tristeza, la de la alegría, la de la rabia, la del dolor, la de la añoranza, la del enamoramiento. Y por fin, hay otra más escondida y profunda, que a menudo es dificil de descubrir, pero es precisamente esa la que, al vibrar, hace que el sonido de todas las demás sea armónico y potente."


( más fuego, más viento, de Susana Tamaro).

1 comentario:

  1. Hola Sara, gracias por pasar por mi blog y dejarme tus palabras!
    Lo que me preguntas:escritores lo hice con el gadget de etiquetas,y biblioteca con el gadget de enlaces. En caso que tengas dudas, solo dejame un mail y trataré de explicartelo.
    Saludos

    ResponderEliminar