viernes, 24 de diciembre de 2010

Una nueva vida sin tí.


Hoy he vuelto a pasar por donde solias hacerlo, te he echado de menos. El autobús ha esperado tu compañia, pero no has subido en él. Me cruzo con miles de rostros que no significan nada para mí, intento buscarte en ellos. Vuelvo a casa, ningún mensaje en el contestador, extraño tu voz, echo tanta falta en todo lo que hacias para que me hiciese feliz, si supieras lo mucho que significabas en mi vida, quizás... no te hubieras ido. ¡ Que pequeña me sentia en esta ciudad!, que curioso que me encontrarás perdida entre recuerdos y búsqueda, que fácil se me hacia hablarte, regocijarme en cada detalle que me dedicabas. Aquel lugar que dejaste ya no es el mismo, el cielo viste de luto, las palabras se las llevó el viento, tu casa parece tan solo un simple edificio vestido de ladrillo, ya no me parece un lugar mágico para encontrarte, simplemente porque en verdad te fuiste y mi corazón parece no entenderlo aun, escucho aquella canción que solia dedicarte, aquella melodia que resonaba casualmente en la habitación cuando nuestro encuentro era proclamado. Visito cada dia el lugar en el que solias atender tus flores, ya no existen, ni un atisbo de que estuviste ahí, rodeado de fragancias silvestres, el viento no me trae tu esencia, desvaneciste y quedé flotando en la nada, en el vano intento de hallar algo que no encontraré. Hoy te diré adiós, hoy, mi corazón intentará atarse de nuevo en mí, y lo haré crecer de nuevo, intentaré ser mejor mujer y abandonar en el vacío la huella que dejaste clavada en una gran parte de mi corazón. Diré adiós a tus cartas, a tu sonrisa que aun mantengo impresa en aquella estampa de nuestro pasado, y le diré al viento lo que tu recuerdo significó para mí, mandaré el último mensaje a la próxima nube que empape tu rostro, y te mandaré un último beso a través de este mar que acaricia mi piel, años que no sirvieron para nada, dedicandolos a alguien que sabia que no iba a volver. Alzo el rostro, el papel donde tiene tu letra cosida, vuela de entre mis manos y se acuna en el agua, allí se quedará para siempre, llevandose consigo lo mucho que te amé.

No hay comentarios:

Publicar un comentario