domingo, 19 de septiembre de 2010

Ella lo mató


Ella, que siempre iba radiante y que emitia una de sus mejores sonrisas, la que iba con él a todos sitios y se impregnaba de su sabiduria. Ella, que le comia la boca a besos, y le arrebataba el alma en un segundo, dejando que su cuerpo se fundiese y fuese consumido por las reliquias de una noche de entrega y pasión. Ella, que decia con esa total seguridad que moria por él, que lo haria siempre y que no iba a ser de nadie más. Y hoy él se esfumó con el recuerdo de ese perfume de mujer, sin saber donde, sin alma, sin corazón, sin nada.
ella... lo mató.

No hay comentarios:

Publicar un comentario